Las consecuencias de una denuncia falsa

¿Una denuncia falsa tiene consecuencias reales para el falso denunciado? Se suele asumir que las denuncias falsas no existen, que son una especie de estrategia para desacreditar al feminismo. Y sí, por suerte son minoría, como lo son en cualquier tipo de delito. Pero existen y es importante conocer las consecuencias que tienen para el demandado y el demandante.

Un hombre puede ser acusado falsamente de malos tratos. Y para más desgracia, suele ser el hombre maltratado el que es acusado falsamente por su propia maltratadora. Se suele argumentar que es fácil detectar una denuncia falsa, y lo es por ejemplo en el caso de un robo, ya que se suele detectar el fraude en la denuncia con bastante rapidez. Pero los propios protocolos para proteger a las mujeres maltratadas se basan en la desprotección de los hombres maltratados en este caso. El garantismo de nuestro sistema judicial hace que aunque existan indicios de falsedad o no exista una veracidad más allá de lo razonable se admita a trámite la denuncia.

Durante ese tiempo, el hombre tiene presunción social de culpabilidad (que no jurídica, por supuesto). E incluso aunque la instancia acabe fallando a su favor, normalmente el daño ya está hecho. Y aunque el delito por denuncia falsa existe, el resarcimiento por el daño causado suele ser muy pobre: la destrucción de la reputación de una persona a cambio de una multa económica o unos meses de cárcel.

 

Víctor Martínez Patón

Recent Posts